Tierra del Fuego, Buenos Aires y… Uruguay!

Tierra del fuego:

Reunido el cónclave tenoactivero para ver hacia donde tirábamos después de reposar el empacho de montañas en los rojizos atardeceres de Puerto Natales, concluímos bajar más al sur todavía. Eso de la tierra del fin del mundo tiraba mucho y había que verlo.

Cogimos una guagua directa (+ de 12 dolorosas horas..) desde P Natales a Ushuaia, la ciudad más austral del continente.

Ushuaia tiene delante el Canal de Beagle, un canal bioceánico que debe su nombre al barco que capitaneaba R. Fitz Roy que pasó por allí hace unos 300 años. En esa travesía, antes de cruzar el atlántico, el Beagle pasó por Tenerife, pero no atracó porque supuestamente en la isla había un brote de no sé qué enfermedad. Charles Darwin también estaba en el barco. Pues el Darwin este, que nos emparentó con los monos tan acertadamente, no fue muy amable con sus opiniones sobre los Yámanas y los Onas, pobladores originales de Tierra del Fuego…

Vuelvo al paisaje: A espaldas de la ciudad están los últimos restos de Los Andes, que aquí van de oeste a este. Estas montañas no son muy altas, pero si puntiagudas y afiladas. Muchas de ellas evidencian que la mayoría de su edad estuvieron bajo hielos glaciares..

El plan para este lugar no era muy activo. Navegar el canal de Beagle para ver fauna marina, sobre todo los ansiados pingüinos, y visitar la Estancia Harberton, recomendada por unos amigos por su historia y su labor con los cetáceos de la zona..

Para navegar el Beagle tomamos un barco de esos de guiris del sur, no había otra manera, pero así y todo flipamos cuando llegamos a un islote repleto de lobos marinos y cormoranes que parecían pingüinos. Un rato después en otra pequeña isla en medio del canal, el barco se posó en la arena de la playa que estaba repleta de simplones Pingüinos de Magallanes y algún Pingüino Papúa. Divertidos en sus andares e indiferentes (aparentemente) a la nave extraterrestre que se posó en su playa… Sobre ellos, canal arriba y canal abajo, infinidad de aves marinas recorrian el canal. Yo pensaba en mi amigo Beneharo que entraría en trance en este lugar.

La ciudad no es muy bonita, con una avenida comercial, cara y muchas casas como de hojalata y feas. Pero los alrededores, y La Costanera con la isla de Navarino a la otra orilla del canal sí que valen la pena, sobre todo si brilla el sol como nos hizo a nosotros. Paseamos mucho por aquí visitando sus museos y el interesante pasado y origen de la ciudad, precisamente ahí profundizamos en la Estancia Harberton, cuya visita fue bien interesante. La primera estancia de la ciudad creada por un tal Thomas Bridge y aún regentada por sus bisnietos. Conocimos como se trabajaba la lana de oveja, protagonista de la domesticación de estas tierras y visitamos el pequeño museo de cetáceos con esqueletos completos de muchas variedades…

Con cenitas un poco caras y aumentando mi colesterol dejamos atrás Ushuaia para volar a Buenos Aaaairess chée, viste?!!

Buenos Aires:

Tres horas de avión y cambiamos de mundo, de paisaje y sobre todo de temperatura! De repente era como irnos de viaje, dentro de otro viaje. Un cambio radical y ahora urbano, que agradecimos porque ya teníamos ganas de guardar chaquetas y gorros.

Nos motivaba muchísimo esta ciudad, por su historia, su fama y su porte. Empezamos bien, con el taxista que nos aproximó al hostel timándonos sin piedad, mira que vamos espabilados, y cuesta que nos la peguen, pero aquí bajamos la guardia y zas, 40 pesos más de lo que era..

Nos alojamos en San Telmo, uno de los barrios con más historia y más encanto de la ciudad, con su arquitectura colonial y calles adoquinadas. Cafés de época, mercadillos, artistas callejeros, bailarines de Tango, de todo hay por estas calles, sobre todo los fines de semana con una asombrosa feria de antigüedades.. También visitamos el extraño y ostentoso cementerio de La Recoleta, donde están enterrados los personajes más ilustres de este país: San Martín, Eva Perón, etc.

Compras, choleos, cervecitas, así nos la pasamos hasta ayer que dijimos: Vámonos pa Uruguay!, que está al otro lado del río. En la desembocadura del Río de La Plata, que hace de frontera natural entre los dos países, a un lado esta Buenos Aires y al otro lado, la ciudad uruguaya de Colonia de Sacramento, desde donde les escribimos. Màs que una ciudad parece un pueblo con encanto, antiguo asentamiento portugués y después español, que le dieron un paisaje arquitectónico muy característico, casi intacto en su casco histórico. Paseamos con regocijo por sus calles, con preciosas vistas sobre el río en un ambiente muy tranquilo y acogedor, Nayra por fin encontró una playa y yo conocí a Patricia…. (la cerveza uruguaya)

Pues aquí nos vinimos a rematar el viaje, y a seguir engordando, que ya vendrán piraguas para adelgazar. Mañana regresamos a Buenos Aires a pasar la última noche y el jueves a tierra Canaria!! que ya hay ganitas también…. de volvernos a ir de viaje, jeje

Besos y abarazos!

Nos vemos el fin de semana!

3 comentarios
  1. Eric
    Eric Dice:

    Eiii!!!!
    Como estais Tenoactivo?!?!?!
    Os escribimos desde Santiago donde ya empieza a hacer rasca!!
    Muchos recuerdos al leer el blog de Patagonia, que grande!!
    Muchos saludos y recuerdos, esperamos veros de nuevo en Tenerife bien pronto!
    Un abrazo para los 2!
    Eric y Clara (sufridores de los vientos del Paine)

  2. Katy
    Katy Dice:

    Hola chicos!! Según el último post veo que ya están de vuelta. La verdad que no he seguido sus blogs aunque me hubiero gustado pero voy fatal de tiempo. No obstante, varias veces nos hemos acordado de ustedes ya que hemos salido a caminar con mi «media naranja» Martin y Carlos (Caco). A ver si nos vemos, nos cuentan sus aventuras y a lo mejor hacemos kayak juntos!! Buen verano!!

  3. yolanda
    yolanda Dice:

    Hola campeones, que pedazo de viaje¡¡¡,aqui les espera una primavera pletórica,está todo precioso para patear,ahora les parecerá la isla más chiquita después de andar x esas inmensidades,pero el terruño llama.besotes y buen viaje de regreso,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *